domingo, marzo 19, 2006

El porqué las mujeres...

El porqué las mujeres gastan su tiempo
pensando en elegir el color de los sillones;
en el supermercado suelen mirar los productos del hogar
como lavadoras, estufas, planchas, enseres domésticos
piensan en los condimentos de las comidas, no en política
no en obras de teatro, no en poesia, a menos -rarezas-
de que sean especialistas en el tema, profesionales de
areas muy extrañas, como luchadoras, futbolistas,
las mujeres de treinta años o más, no se caen de la
motocicleta, ni chocan su cabeza contra un auto rojo
tampoco beben cerveza para mirar el futbol
no suelen pasear directamente bajo el sol,
sino que llevan un paraguas, una pañoleta, un sombrero
con zapatos de tacón, haciéndonos saber en todo momento
quién camina, cómo y dónde.
Miramos de lejos su rostro maquillado, el bolso de mujer,
las uñas pintadas, los aretes, el color de labios, el collar
alguna pulsera. La ropa elegida depende del estilo y la
forma de vida, el día o la moda, el talante
las mujeres hablan de recetas de cocina, el precio de
los comestibles, las relaciones familiares, las desgracias
de los vecinos, el aspecto de la gente, el clima, el frío,
la salud, saludan con buenas palabras, no escupen,
saludan con buena moral, procuran hacer lo correcto
lo que las buenas conciencias esperan de sus mujeres,
sus siempre contados buenos deseos
en casa, a solas, se atreven por siempre con el amante
le llevan la delantera, lo sorprenden, redimen el deseo
de pareja, olvidan las buenas conciencias y procuran
placer, van el pos del deseo, que no dura mucho
sofocan el deseo, es suficiente, por las mañanas
todo deviene normal y como antes, se ocupan de las
cosas de casa, del quehacer femenino, de mantener
una casa no llena de libros, sino adornada con flores,
jarras, macetas, adornos cursis, y muchos colores
y olores, dirigiendo el hogar que es solo suyo y de nadie
el hogar que les mantiene vivas y en pie
y asi pasan los años, el hogar se mantiene y los
descendientes, aprenden las leyes que deben seguir
para no romperse el craneo encima de una motocicleta
estrellandose con un automóvil de color rojo grana.
Share/Bookmark

1 comentario:

Talya dijo...

No todas.