domingo, julio 29, 2007

tijeras

En el hotel Provincia Express
de Puebla, me robaron las tijeras
pequeñas que cuidaba con celo;
esas tijeras son un tesoro preciado
que guardaba de una estancia de años
en la vieja Europa, un día lluvioso
en una tienda de El Corte Inglés
en un aparador cerrado bajo llave
observé por casualidad las pequeñas tijeras
y surgió una relación extraña entre ambos
que ha quedado por siempre rota hoy tarde
cuando abandonamos el hotel de Puebla
quedando mi tesoro antiguo tal vez en
manos de alguna camarera que sabrá darle
buen uso, una mujer sabe siempre tratar
utensilios como éste, hecho casi siempre
para las féminas y los barberos quienes
saben apreciar la utilidad de un objeto
punzocortante, de mi parte no queda mas
que dar la despedida y partir de la ciudad,
con un poco de tristeza y los recuerdos de
los tiempos que pasó conmigo, tantos viajes
cuántas madrugadas, cuántos encuentros
cuántos días y cuántas noches, hoy han
terminado para siempre.
Share/Bookmark

1 comentario:

Narciso y Goldmundo dijo...

Hola, buenas tardes

Te invitamos a conocer el blog de literatura que hicimos: http://narcisoygoldmundo.blogspot.com/

Un saludo y muchas gracias por el espacio,
Narciso y Goldmundo