lunes, mayo 12, 2008

Jeta de Santo

Hoy he leído que un individuo llamado Adolfo
compró en Europa el libro de Poemas
de mi amigo Mario;
he recordado mis andanzas en la FNAC
pero no puedo asimilar
que alguien adquiera el libro de poemas
y otros más,
que se sorprenda del contenido no es
importante
pero el comprador habla de otras cosas:
compró una bolsa, algunos dulces
entró al teatro, caminó en la calle
y el libro de mi amigo
viajaba en la bolsa
junto de otros libros
y objetos;
es triste pensar en Mario después
de muerto
convertido en libro
que alguien compra junto a otras
cosas de consumo
y que luego disfruta
y no es que tenga miedo
el caso es que mi amigo Mario
se ha convertido en libro
es algo que no consigo asimilar
es inconcebible, estoy en shock
es increíble, solamente puedo abrir
una botella de bebida, beber
estoy viendo el futuro,
después de nosotros,
los hombres cultos compran libros
con nuestros poemas
pero los compradores no lo saben
y todos vamos dentro.
Share/Bookmark

1 comentario:

ac dijo...

Edgar, encontrarme con la antología de Mario Santiago Papasquiaro el otro día fue increíble para mí. Fue en un puestito de segunda mano y eso ayuda a que parezca un regalo allí para mí. Me encontré con la poesía cuando renuncié a leer, cuando libros vendidos y aburridos me hicieron olvidarme de abrir uno si quiera.Ahí empecé a encontrarme con palabras-vida de Sandra Cisneros, de Anne Sexton, de Gioconda Belli... la de Mario es salvaje... y ya mía, gracias al papel.

Un abrazo grande,desde madrid,
Ana.