jueves, noviembre 13, 2008

Se murió un gran amigo

Se murió un gran amigo
y no he sentido nada
ni escozor en la pierna
o incomodidad en el alma.

Lo juro, su ausencia
no ha sido molesta, y
no he ido a dar el Santo
Pésame a los deudos.

Ni a mirar el rostro
tantas veces visto
ni a cargar el ataúd
con los restos fríos.

Se murió un gran amigo
y no he sentido nada
ni hambre, ni dolor
o desasosiego o tristeza.

Ya me da igual
que se mueran todos
los amigos que tengo
y no tengo.

No me importa más.
Muéranse todos
de una buena vez
y para siempre.
Share/Bookmark

3 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

a veces nos parapetamos en trincheras que parecen duras e insalvables
mas , por dentro el deseo expresado es reflejo de dolor y no sabemos como dominarlo

un abracito de paz
para tí
y por estos momentos de pérdida

Grotesco dijo...

Muere Javier Mariano, pionero del infrarrealismo guerrerense

y en la vagina infrarrealista nadie dijo nada.

ryan manning dijo...

gawker linked