viernes, mayo 15, 2009

Carlos Sopa

Estaba un día escribiendo alegremente poemas cuando,
un tal Carlos Sopa incrustó el siguiente comentario:
"Que poema tan pendejo, sin sentido y tan banal"
se refería a mi poema de la gripe del puerco,
luego hablaba de la influenza porcina y de la
actuación de los partidos de izquierda y derecha,
todo esto dentro del sitio web de la revista
"La otra de la otra", publicación para poetas.
Me serví un café muy caliente, antes de pensar,
parece ser una buena persona, muy educado para
cosas que no tengan que ver con la poesía.
¿Que hará entonces dentro de un sitio vernáculo?
¿acaso es un espía de alguna organización secreta?
¿estará enviando mensajes a ciertos terroristas?
Me serví otro café caliente para pensar con calma.
Quizá es mi vecino, un maleante muy buena gente,
tanto, que la patrulla de policías llega temprano
para limpiar el frente de su casa.
"¿Buenos días vecino Carlos Sopa, cómo está usted?"
"buenos días señora de Sopa, buenos días, buenos días".
Me paré para tomar un tercer café caliente muy cargado,
y escribir los últimos versos del poema, pero
¿porqué mi encantador vecino me ha llamado poeta
pendejo, sin sentido y tan banal? Es muy extraño.
Share/Bookmark

2 comentarios:

Rossana dijo...

Hay sopas instantáneas y otros dicen... que se sopean los mocos...
Valgame mi amigo!!

De sopas y asopaos estamos apestados...

Por eso prefiero los caldillos de congrio...Viste que para comer pescado hay que tener mucho cuidado...
Chau P...e....n...d..e...ja,ja,ja,
UN BESO
Ross

Yaxkin Melchy dijo...

jejeje sopa instantanea, comentario instantaneo, a lo mejor y hasta microbusero era o un cerdo del poder con influencias