domingo, agosto 15, 2010

nobleza

Encontré una ave muy linda,
atrapada en mi estudio,
pensé en una jaula
o en abrir la ventana,
miré sus ojitos melancólicos,
temerosos de mi presencia,
abrí la ventana,
voló feliz rumbo al espacio,
yo seguí en el estudio
como es la costumbre,
y un extraño sentimiento
de nobleza y dolor,
me aguijoneó el corazón.
Share/Bookmark

3 comentarios:

Maritza dijo...

Me ha encantado tu poesía!

Felicitaciones.
Te invito a mi espacio.

http://verbal-maritza.blogspot.com/

Alberto Flecha dijo...

Esa palabra, dolor, siempre presente. Siempre presente.
Un admirado saludo.

elisa...lichazul dijo...

que ternura!!!
me impactáste...precioso

besitos de luz